La valoración de los servicios ecosistémicos de la

Reserva de la Biosfera El Triunfo, Chiapas, México.

Por ser una de las regiones más lluviosas de México la Reserva de la Biosfera El Triunfo, genera gran parte de las corrientes de agua que irrigan la costa y el centro del Estado de Chiapas. Adicionalmente, debido a su abundante cobertura vegetal, contribuye a disminuir los impactos de la erosión de los suelos y la generación de deslaves naturales. El agua captada en la Reserva sustenta el desarrollo agrícola y ganadero, así como también la aportación de energía hidroeléctrica al país (Manson, 2004). Se estima que la cuenca del río Grijalva, que se alimenta de los flujos de agua provenientes de la Reserva de El Triunfo captura un promedio de 171 millones de m3 de agua por año, que escurre por las laderas que conducen al Río Grijalva. Las cuatro presas que se encuentran a lo largo de este río generan el 45% de la energía hidroeléctrica del país (CONANP-FONCET, 2009).  Como vemos la producción de agua en la Reserva es estratégica a nivel nacional, pero también son muy importantes la biodiversidad, el carbono captado y el potencial de captura de carbono, que puede ser integrado a sistemas de producción como el café de sombra o los sistemas agrosilvopastoriles. La biomasa y suelos de los ecosistemas de la Reserva constituyen actualmente reservorios temporales de carbono, que se pueden incrementar con el manejo de ecosistemas, y la restauración es una de las herramientas para contribuir en el proceso de incremento de reservorios y la reducción de las emisiones de deforestación, con base en el principio de que las áreas con menor cantidad de biomasa son las que tienen mayor potencial de incremento del carbono a través de la siembra de árboles o la reconversión productiva. En este contexto, es muy importante considerar que los pobladores son los principales resguardantes de los recursos naturales que se encuentran o se generan en la Reserva, por lo que es indispensable su participación en el manejo y uso sostenible de los ecosistemas.

En la Reserva de la Biosfera El Triunfo los servicios ecosistémicos se correlacionan con la dinámica de los regímenes de perturbación que se presenta en los fragmentos de bosque de niebla. Al analizar los regímenes de perturbación natural y antropogénica, se contribuye a ampliar el conocimiento sobre las necesidades de restauración ecológica de los bosques, así como a valorar la pérdida de servicios ecosistémicos, por lo que una de las principales acciones de la Reserva y sus aliados es fomentar el conocimiento del valor económico de los servicios ambientales hidrológicos que proporcionan los bosques de niebla y analizar posibles mecanismos para el pago de servicios. En forma específica se han identificado los ecosistemas que han sido perturbados, documentando en lo posible las fuentes y regímenes de perturbación.  En particular se trabaja en la conservación de fragmentos de bosques de niebla, ya que, debido a la distribución naturalmente fragmentada, el paisaje accidentado que ocupa y su lenta capacidad para recuperarse de perturbaciones, constituye un sistema particularmente frágil (Ewel, 1980; Arriaga, 2000; Williams-Linera, 2002).

Una superficie importante de la Reserva ha sido transformada en las últimas tres décadas, Los tipos de vegetación más impactados fueron la selva mediana subperennifolia y el bosque mesófilo de montaña. Las causas fueron principalmente la expansión de la frontera agrícola y los deslaves provocados por los eventos meteorológicos de 1998. Mitigar los riesgos de degradación es un reto, establecer sitios a restaurar se aleja del mero hecho técnico de identificar el potencial de las áreas, se requiere un proceso de seguimiento con actores locales para definir los sitios y lograr su compromiso a largo plazo en el mantenimiento de las acciones de restauración.  La experiencia de restauración en El Triunfo como una herramienta para la propuesta de mecanismos de Pago por Servicios Ecosistémicos señala que los acuerdos comunitarios básicos para destinar superficie perturbada, son la base para restaurar y para la adopción de uno o varios mecanismos financieros que se fundamenten en reconocer y proteger las acciones de restaurar bosques perturbados.

Hasta ahora se han identificado cinco mecanismos

que pueden vincular una estrategia financiera con el

programa de restauración de la Reserva:

Captura de carbono.  Es el sistema más sencillo de identificar y vincular a los procesos de reforestación, incluso a nivel parcela. Consiste en diseñar un proyecto de compra de bonos de carbono, se ha pensado que esto proporcionará los estímulos financieros necesarios para obtener y mantener la participación de propietarios para asegurar el secuestro de carbono a través del establecimiento de parcelas forestales. Este mecanismo lo exploró el Fondo de Conservación El Triunfo (FONCET) con el apoyo del proyecto Cuencas Costeras de Chiapas de The Nature Conservancy (TNC) y financiado por USAID logró comenzar a investigar la posible viabilidad que podría tener un proyecto de Pago por Servicios Ambientales por Captura de Carbono para el Mercado Voluntario mediante la creación de un esquema diseñado para la Reserva.  Este mecanismo realmente tiene excelente potencial con propiedades privadas, cuyos propietarios pueden contribuir en los contratos necesarios en este incentivo económico. Como lo señala Soto-Pinto et al., (2009) el potencial ecológico es alto, dado que las tasas históricas de deforestación también son altas en la región y dado también a que existen espacios abiertos como las áreas agrícolas, los deslaves, los potreros para ganadería y áreas degradadas que pudieran ser reforestadas con el propósito de captura de carbono.

Pago por Servicios Ambientales por Deforestación Evitada. Particularmente con los bosques de niebla las comunidades y propiedades que cuentan con superficie de este ecosistema, y que reciban un incentivo por la preservación y conservación de bosques maduros, por medio de la protección de carbono almacenado y deforestación evitada.  Este mecanismo no se ha explorado, en gran medida debido a las políticas públicas sobre Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación en Chiapas y la falta de definición a escala país sobre la comercialización de los servicios, sin embargo, la región del Triunfo tiene excelente potencial para contratos o técnicas financieras entre empresas a través del mercado voluntario.

Pago por Servicio de Energía Eléctrica (servicios hidrológicos). El Fondo de Conservación El Triunfo desarrolló una propuesta de pago voluntario por parte de los usuarios de luz doméstica (energía eléctrica) en la ciudad Tuxtla Gutiérrez, capital del Estado Chiapas, el mecanismo propuso que el financiamiento logrado fuese aplicado a obras de conservación de la Cuenca Cuxtepec, la cual se origina en la Reserva y contribuye a la captación de agua del sistema de presas hidroeléctricas de Chiapas. En el 2008 y con apoyo de TNC, se inició un sondeo de mercado para investigar la viabilidad de un pago por servicios voluntarios que incluía entrevistas con usuarios de electricidad para detectar su sensibilidad al tema de la conservación, sus conocimientos sobre la relación entre la conservación y la generación de electricidad, así como su capacidad e interés de participar en el programa. Así mismo se evaluó la percepción de los usuarios ante CFE y su servicio y se generó una propuesta para poder aplicar el esquema (Rendón y Llamas, 2008).

Pago por conservación de bosques (subsidios gubernamentales). Desde 2003 la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ha pagado a los dueños de terrenos forestales por los servicios ambientales que estos generan. Sin embargo, los recursos federales son finitos y cada vez es más difícil incorporar nuevas áreas para ser conservadas. Se trata de un contrato de cinco años de vigencia, en el que los propietarios comprometen la conservación de áreas forestales y la CONAFOR otorga un pago anual por hectárea. Desde el inicio, ejidatarios y propietarios de El Triunfo han ido ingresando al programa, la superficie apoyada de Pago por Servicios Ambientales con el programa nacional Pro-Árbol en la categoría de apoyo B2. Servicios Ambientales (que incluye hidrológicos, agroforestales y en biodiversidad), del periodo 2009 al 2012 para ejidos y propiedades privadas ubicadas en la Zona de Amortiguamiento de la RBT fue de 28,661-89 hectáreas.

Pago de Servicios Ambientales por Fondos Concurrentes. Es un mecanismo interinstitucional en el que CONAFOR convoca a gobiernos estatales, municipales, empresas y organizaciones de la sociedad civil, a que transfieran recursos, de los usuarios de un servicio ambiental a los dueños de la tierra donde se genera dicho servicio, con la finalidad de que adopten mejores prácticas de manejo para la conservación y restauración de los bosques que permitan mantener o mejorar su provisión. En este esquema la CONAFOR aporta hasta el 50% del monto necesario para establecer un acuerdo de pago por servicios ambientales en un periodo de entre cinco y 15 años. Con el programa “Mecanismos Locales de Pago por Servicios Ambientales a través de Fondos Concurrentes” entre el FONCET y la CONAFOR a partir del 2011 el programa atendió a 20,000 hectáreas dentro de la RBT (FONCET y CONAFOR, 2011, 2012).

Todos los mecanismos propuestos tienen potencial de éxito, es necesario aún mucho trabajo para promover el mercado local y la participación de donadores nacionales y extranjeros, se ha evidenciado que es muy relevante informar y sensibilizar a la gente sobre la importancia de los servicios ecosistémicos que se generan con la conservación y restauración de los bosques, y los grandes beneficios que éstos traen a las poblaciones urbanas, esta sensibilización asociada a estrategias de mercadotecnia  y de difusión en medios de comunicación contribuirá a la adopción y comprensión de los mecanismos financieros vinculados a la restauración.

Para finalizar podemos decir que en la Reserva de la Biosfera El Triunfo existe una gran necesidad de restaurar enormes extensiones, conservar suelos y recuperar la conectividad entre corredores biológicos y que se planea vincular estas acciones a estrategias integrales de manejo y conservación para que simultáneamente a promover la recuperación de la cobertura vegetal se generen incentivos para compensar a las comunidades locales por las acciones de restauración que realizan y que además deben vincularse con otras actividades productivas.  Es por ello que para garantizar la continuidad de los procesos de restauración, es imprescindible asegurar las fuentes financieras para hacer efectivo el Pago por Servicios Ecosistémicos.